Tuning

¿Una pick-up de 1.000 caballos? Esta Ford F-100 los tiene

Se trata de una Ford modelo 1962 intervenida por Waver Customs, que la constituyó en toda una obra maestra del tuning

¿Una pick-up de 1.000 caballos? Esta Ford F-100 los tiene

Más allá de que cuente con una serie de modificaciones que rompen con su originalidad, esta Ford F-100 1962 del preparador Waver Customs representa uno de los mejores trabajos y personalizaciones hechas sobre una pick-up clásica.

Apodado como "Django", este proyecto fue más allá de la renovación y colocación de elementos modernos, ya que también agrega una serie de innovaciones para mejorar su imagen y desempeño.

Exterior e interior

Por afuera nos encontramos con que el parabrisas tiene una mayor inclinación, los guardabarros son más anchos, el capot y la parrilla fueron rediseñados, a la caja de carga se la personalizó con una cubierta y los cristales laterales son de una sola pieza.  Además, esta pick-up llama la atención por sus puertas suicidas -abren de forma inversa-, y por tener en su interior un estilo completamente minimalista, ya sea hablando de los asientos o del tablero.

Potencia

Si hasta aquí todo es asombroso falta mencionar la potencia, que es igual o más interesante que su imagen. Para enfatizar que no se trata de una pick-up cualquiera, los creadores de este proyecto pensaron en grande.

Todo nace de un motor diesel Cummins V8 de 5.9 litros, que al estar dotado de un sistema turbo completamente mejorado y un sistema de nitro ofrece un poder de 1.000 CV y 3.000 Nm de torque, por medio de una caja manal de cuatro relaciones. Ante esta cantidad de potencia, la Django cuenta con frenos de alto desempeño cuyos discos son de 14 pulgadas. También calza neumáticos Pirelli P-Zero, llantas de 20 pulgadas adelante y de 24 pulgadas atrás y una suspensión independiente con coilovers dobles ajustables.

El valor de esta obra de arte del tuning supera los USD 120.000 dólares.

Luis Hernández recomienda

Contanos que opinas