Automovilismo

Argentina y la F1: Un romance que cumple 70 años

Comenzó con los éxitos de Fangio y González en lo 50, siguió con los de Reutemann en los ’70 y con la veintena de Grandes Premios en Buenos Aires.

Argentina y la F1: Un romance que cumple 70 años

quel sábado 13 de mayo de 1950, cuando nació la Fórmula 1 en el circuito inglés de Silverstone, comenzó el romance entre la Argentina y la que se ha convertido en la máxima expresión en lo que automovilismo se refiere. De hecho, en aquella primera carrera del Campeonato Mundial de Pilotos participó un compatriota: Juan Manuel Fangio.

Aunque abandonó por un problema mecánico en su Alfetta, el argentino tuvo su revancha en la segunda cita del torneo, el Gran Premio de Mónaco. Allí logró de manera magistral el primero de sus 24 triunfos en la especialidad.

Los éxitos del balcarceño en la nueva categoría produjeron una atracción irresistible que se profundizó con sus cinco títulos de 1951, 1954, 1955, 1956 y 1957. También por esa época un piloto oriundo de la localidad bonaerense de Arrecifes se encargó de hacer historia. Fue José Froilán González, quien le dio el primer éxito a Ferrari al ganar en el Gran Premio de Gran Bretaña de 1951. Pepe, que volvió a repetir el triunfo con la Scuderia en la pista inglesa en 1954, se convirtió así en el héroe del equipo emblema de la categoría.

Juan Manuel Fangio y José Froilán GonzálezJuan Manuel Fangio y José Froilán González, campeón y subcampeón en 1954.

Ese idilio entre la Argentina y la F.1 tuvo su punto más alto en la temporada de 1954 cuando Fangio y González encabezaron la tabla de posiciones, algo que no se volvió a repetir jamás.

Aunque hubo varios otros compatriotas contemporáneos al Chueco y al Cabezón, ninguno repitió sus victorias. Los que más cerca estuvieron fueron Onofre Marimón, que corrió once pruebas y subió dos veces al último escalón del podio (Bélgica ’53) y Gran Bretaña ’54); Carlos Menditeguy, quien participó en una docena de carreras y en la que mejor llegó fue tercero (Argentina ‘57) y Roberto Mieres, que largó 17 GP’s y logró tres cuartos puestos como mejor resultado.

Recién en los ’70 el amor tuvo un nuevo capítulo de la mano de Carlos Reutemann, el argentino que más GP’s largó con 146 y el segundo más ganador detrás de Fangio con 12 éxitos. El Lole, además, fue el último compatriota que luchó por un título: el de 1981, que finalmente quedó en manos del brasileño Nelson Piquet.

Carlos ReutemannCarlos Reutemann en el GP de Estados Unidos del Este de 1981. Atrás, Nelson Piquet, quien se quedó con el cetro.

Y cómo olvidar las tertulias de velocidad pura en el autódromo de Buenos Aires, escenario de 20 ediciones del Gran Premio de la Argentina. La carrera en la pista porteña tuvo distintas épocas: Se disputó de manera consecutiva entre 1953 y 1958, en plena era dorada de Fangio. Luego se volvió a correr en 1960. En los ’70, ya con Reutemann como máximo representante, el GP argentino tuvo continuidad entre 1971 (la carrera fue sin puntos) y 1975 y entre 1977 y 1981. Luego la Máxima volvió en los ’90 con cuatro pruebas consecutivas entre 1995 y 1998.

En esos Grandes Premios hubo momentos de felicidad extrema de la mano de los triunfos de Fangio en las ediciones de 1954, 1955, 1956 -compartido con el italiano Luigi Musso– y 1957. Pero también de tristeza absoluta, como cuando Reutemman abandonó en punta a media vuelta de la bandera de cuadros en 1974

Aunque desde hace años que la Fórmula 1 es un sueño para los argentinos, un par de veces en la última década ese anhelo casi se convierte realidad. Cómo olvidar aquel 2010 cuando José María López fichó para el equipo USF1, que terminó siendo un fiasco; o cuando en 2012 se intentó concretar un proyecto de un circuito callejero en Mar del Plata…

Como sea Argentina y la Fórmula 1 mantienen un romance especial. Un romance que este 13 de mayo cumple 70 años.

Fuente: Automundo

Automundo

Diego Durruty recomienda