Test drive

Test nuevo Renault Sandero RS 2020: antes de su llegada a Argentina

Se trata de un hot hatch low cost pero divertido, no apto para millennials, o presuntuosos.

Test nuevo Renault Sandero RS 2020: antes de su llegada a Argentina

El Renault Sandero acaba de lanzar su renovación en Argentina, pero lo que aún no llegó es la actualización de la versión deportiva. Afortunadamente, Autocosmos está presente en toda América Latina y ya pudimos probar un nuevo Renault Sandero RS antes que nadie. Acá te contamos todo sobre la versión deportiva del Dacia con escudo del rombo que logró ser el primer RS desarrollado fuera de Fráncia.

¿Qué hay de nuevo viejo?

La frase del popular conejo de Warner Bros queda perfecta para la ocasión, ya que, si bien en los Sandero y Logan 2020 se contempló una actualización estética, de equipamiento e incluso mecánica, en el caso del Renault Sport, sólo se puede hablar de los dos primeros apartados. De hecho, en la parte técnica, el mayor cambio viene de un ligero incremento de peso, pasando de 1.171 kg a 1.181 kilogramos.

Esto se debe a su actualizada dotación de equipamiento de seguridad, donde se ganan elementos como un par de airbags laterales (para dar un total de cuatro), además la dotación de asistencias electrónicas es más amplia al componerse por frenos con ABS y EBD; control de ascenso en pendientes (HSA); control de estabilidad (ESP) y de tracción (ASR). Esto sin olvidarse de la cámara y sensores de reversa, así como de una dotación extra de refuerzos estructurales. Mientras sea en pro de la seguridad, no hay problema con esos kilos agregados.

Diseño

Estéticamente el nuevo Sandero RS 2020 recurre a las mejoras estéticas de la familia con luces diurnas LED, estampas decorativas, llantas de 17", doble salida de escape y sobre todo luces traseras horizontales que invaden el portón.

En el interior existen algunas mejoras como la reubicación de los mandos de los cristales eléctricos (en la puerta del conductor y no en la parte central del tablero), así como la adición de un quinto apoyacabezas en el asiento trasero, el techo que ahora es negro y en las puertas se integra una terminación acolchada para los reposabrazos.

Multimedia y confort

En materia de confort, no hay mayores cambios, siendo la inclusión de un actualizado sistema de infoentretenimiento Media Evolution por pantalla táctil de 7” con conectividad a Android Auto y Apple CarPlay. Al mismo tiempo suma funciones de asistencia a la conducción y la reducción del consumo de combustible, como el eco-scoring y el eco-coaching.

Es cierto, que se mantienen los plásticos duros (el toque visual, viene por cortesía de decorados en rojo y negro piano), pero estas mejoras junto a los asientos y pedales deportivos de aluminio, así como el volante forrado en cuero R.S. con regulación -solo- en altura brindan una mejor atmósfera que antes. No hay que olvidar, que al final del día es un derivado del Sandero y que para mantener un precio competitivo hay que hacer sacrificios.

Un hot hatch a la vieja escuela

Ya que empezamos a hablar del motor, se mantiene sin cambios. Esto quiere decir que el F4R cuatro cilindros de 2.0 litros 16 válvulas con cabeza de aluminio y block de hierro sigue erogando 145 CV y 198 Nm de torque. Este propulsor se acopla a una transmisión manual de seis relaciones. Teóricamente, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 8.5 segundos y lograr una máxima de 200 km/h.

No hay nada de turbos o sistemas complejos de admisión. Eso sí, la simpleza del Sandero RS tiene su encanto, ya que probablemente sea uno de los pocos autos en el mercado a los que aún le podrías meter mano. Además, su mantenimiento debería ser bastante sencillo.

Lamentablemente no pudimos manejarlo en autódromo, pero tampòco pudimos identificar diferencias importantes en la puesta a punto o manejo respecto del anterior Renault Sandero RS. Al volante, es un auto altamente divertido, que te incita a pisar el acelerador a la menor oportunidad (ojo, hay que respetar las normas de tránsito). Para ser deportivo, no necesariamente se requiere de una gran dosis de poder y el Sandero RS aprovecha muy bien esta filosofía.

Es ágil y la sensación de estabilidad en recta es notoria, pero su prncipal razón de ser es enlazar curvas, ahí es estúpidamente divertido y más cuando se activa el botón RS. La dirección es pesada y precisa, los cambios de relaciones están bien escalonados, la suspensión es bastante dura (después de un rato llega a incomodar), los asientos ofrecen excelente sujeción lateral y los frenos cumplen bien su trabajo.

Es como si manejaras un hot hatch de los 90´s, incluso los más expertos podrán jugar como antes, ya que en el modo Sport Plus, se desactiva el control de estabilidad, dejando todo a la habilidad del conductor, por lo que recomendamos usar esta opción solo en pista.

Conclusiones

El nuevo Renault Sandero RS es un deportivo a la antigua y eso hace que por momentos te olvides que tiene como base un hatchback low cost y te diviertas. El problema es el precio. Veremos cuánto costará cuando llegue a Argentina, pero sin dudas va a ser caro para ser accesible para un deportivo, pero caro para un Sandero. Veremos, veremos...

Esaú Ponce recomienda

Contanos que opinas