Test drive

Test BMW X3 M40i MPerformance, todo en uno

El BMW mas versátil no pierde su esencia, vení a probar sus 360 CV.

Test Drive BMW X3 M40i Performance

BMW es una marca que está en un proceso de transformación en sus diseños, abarcando tanto a modelos emblemáticos como a nuevos participantes. En el terreno de las X, (me refiero a su línea de SUV) a veces a mucha gente les cuesta diferenciarlas entre sí, pero ahora las cosas están cambiando. Cada modelo ya tiene su historia y empieza a perfilarse dentro de la gama de manera particular. En el caso de la X3, ahora tenemos a su 3ra generación en Argentina, y como referente en el segmento de las SUV deportivas tenemos mucho para ver y si, algunas cosas para criticar.

Diseño

Una de las cosas que viene haciendo la marca es agrandar los riñones de sus vehículos. Esta nefritis inoculada se pone grave en modelos como la nueva X7, pero en la X3 todavía se mantiene dentro de una proporción armónica. Sus líneas no son completamente disruptivas, desde el lateral hasta resulta complicado diferenciar las generaciones. La marca sabe que los potenciales compradores de este modelo no están buscando un cambio radical, sino una evolución de lo que ya conocen. Para esa gente existe la X3. Para captar nuevos clientes y nuevas generaciones a la marca existen modelos más atrevidos (desde lo estético) como la X2.

Lo interesante de la BMW X3 está en sus proporciones. Fiel a la premisa bávara de que los caballos empujen desde atrás, todo el peso visual del vehículo está llevado hacia la zaga, dando esa idea aplomo trasero y dejando un capó largo, que en este caso cuenta con unas nervaduras visibles desde el punto de vista del conductor que transmiten bien la sensación de estar manejando un vehículo importante.

lo interesante de la BMW X3 está en sus proporciones

Hay detalles particulares que me gustaron mucho como los refuerzos estructurales en la trompa que son visibles a través de las parrillas, algo que uno esperaría ver en un vehículo de competición y no en una SUV, por más que tenga la firma M. Otras cuestiones destacables son las ópticas traseras que ahora se introducen aún más en el portón del baúl y las increíbles llantas en medidas 245/40R21 adelante y 275/35R21 atrás.

Interior y Equipamiento

Adentro la BMW X3 te devuelve calidad a cada lugar que mires. Más allá de que la paleta de colores puede gustar o no, (en lo personal no me gusta que convivan más de 3 tonalidades en el tablero) cada material tiene el tacto que debe tener. Lo que es plateado se siente frío como el metal, el plástico es mullido y cada botón y junta están encastrados perfectamente. No podía esperar menos en este segmento.

Hay buenos espacios portaobjetos, en cantidad, disposición y calidad percibida. Sin embargo, las estrellas del habitáculo son las butacas de cuero, con un tacto impresionante y mucha comodidad, con ajustes eléctricos. El punto criticable podría ser que no tienen opción de ventilación o calefacción, algo que ofrecen otras SUV de segmentos inferiores. La posición de manejo es perfecta y el volante tiene regulaciones generosas, aunque como la mayoría de los BMW, su aro puede resultar demasiado grueso y mullido.

Otra protagonista es la pantalla central de 10.2” que despliega muchísima información, destacándose la cámara 360° que crea un modelo virtual del auto. Esta pantalla además de ser táctil, se comanda por la clásica “ruedita tipo joystick” que se encentra cerca de la selectora de cambios. El sistema tiene GPS integrado pero carece de la posibilidad de emparentar el smarthpone via Android Auto. Los alemanes trabajaron tanto en sus sistemas multimedia que se volvieron un poco herméticos. Todo anda perfecto, pero no podés usar Waze o Maps para navegar.

Atrás del volante sigue el despliegue digital con un instrumental que simula agujas, muy completo y con la capacidad de cambiar colores y tipografía según el modo de manejo. Arriba del volante sumamos otra interfaz digital mas, con un Head Up Display que te dá información como velocidad, navegador y más. Pero (siempre existe un pero) la pantalla mas llamativa de la BMW X3 no es la que tiene más de 10 pulgadas ni la se proyecta en el parabrisas, es la que tenés en la propia llave. Sí, la llave de la X3 es un pequeño smarthpone desde donde podés comandar el encendido del aire, la apertura de las puertas y chequear el estado de combustible. Un lujo y un chiche que te vá encantar presumirle a ese amigo que tiene una Q5.

la llave de la X3 es un pequeño smarthpone

En las plazas traseras continúa la comodidad con buenas y amplias butacas, aunque si viajan 3 personas, la del medio tendrá que sufrir en las piernas la quita de espacio provocada por el túnel de transmisión. Tenemos una vista increíble cuando miramos al techo y también un climatizador automático con controles para que no tengas que pedirle a quien maneje que suba o baje la temperatura.

Mecánica y Seguridad

Llegamos a la sustancia. Uno de los mayores atractivos de este vehículo lo tenés abajo del capot, un 6 cilindros en línea de 3.0L turbo, que te entrega 360 CV de las 5.500 a las 6.500 rpm y un torque de 500 Nm de las 1.520 a 4.800 rpm, potencia que puede llegar a las 4 ruedas (con acople automático bajo demanda) mediante una caja automática de 8 cambios. Cómo se comporta esta bomba germana es algo de lo que te voy a  hablar mas adelante, por lo pronto te adelanto que el sonido del escape es el mejor argumento para que le des play al video que acompaña esta nota.

En materia de seguridad tenemos un total de 6 airbags, anclajes ISOFIX, Control de Estabilidad y de tracción, todo lo que podemos esperar por este precio. Lo que me gustaría es que ya que cuesta como un departamento de 2 ambientes, venga con sistemas de seguridad activa como control de crucero adaptativo y asistente de cambios de carril. También podría albergar algún airbag más como el de rodilla, que vehículos mucho mas baratos ya lo integran.

Comportamiento Dinámico

¿Por qué la gente prefiere comprarse una X3 antes que un Serie 3? ¿Qué es esto de preferir una SUV antes que un sedán o una coupé? Bueno, mas allá del espacio interno y la comodidad, buena parte de esta elección se la lleva la versatilidad que pueden tener estas siluetas. En el caso de la BMW X3, sus 204 mm de despeje le permiten encarar la topografía citadina con holgura, sin tocar contra nada. Es un buen punto, pero las llantas de 21” con neumáticos de perfil bajo son sensibles a las imperfecciones, y toda esa confianza que te transmite la X3 puede hacer que te excedas ante un pozo y termines pagando las consecuencias en la gomería.

Sí, tiene 360 CV, tiene tracción integral, es un SUV, pero eso no la convierte en una bestia off-road. Es capaz de salirse del asfalto y comportarse de manera extraordinaria en caminos de tierra en buen estado, pero así como está, es mas un vehículo para viajar por la ruta que para trepar montañas.

Hablando de la ruta, su comportamiento es increíble. El motor reacciona con una elasticidad tal que te olvidás que estás en un SUV, pudiendo viajar con aplomo y silencio. La caja automática de 8va hace una muy buena gestión del paso de cambios, aprovechando la totalidad de los 500 Nm. Para darte un ejemplo, tarda apenas 4.5 segundos en pasar de los 80 a 120 Km/h, y si ponés el modo de manejo Sport, ese registro baja hasta los 4 segundos. Es muy fácil pasarse de velocidad, así que tené cuidado con el acelerador.

te olvidás que estás en un SUV

Viajando a 120 Km/h de GPS (125 Km/h de velcoímetro) el motor trabaja súper relajado, apenas por debajo de las 2.000 rpm. Esto le permite un consumo muy bueno para esta cilindrada y potencia, de unos 8.5L/100km.

Su comportamiento en la suspensión es confortable pero a la hora de doblar rápido, (y cuando digo rápido me refiero a doblar en un autódromo) me gusta que mantiene su esencia BMW. Frena y dobla increíble tiene mucho agarre, pero si la exigís muchísimo, su tendencia es sobrevirante, como pidiendo que regules el radio de curva con la tracción trasera.

En ciudad, es inevitable sentirte que estás manejando un vehículo imponente, está por un lado la visión que tenés de tu propio capó y por otro, una insonorización increíble.

La visibilidad, como suele pasar muchos autos modernos, está penalizada por un pilar A muy grueso, pero en el caso de la X3 me gustó que la superficie vidriada sea generosa y no me hayan llevado la línea de cintura hasta el cuello.

La dirección por defecto es un tanto pesada, supongo que es algo configurado para aumentar la impresión de que estás en un auto grande. Me gusta así, pero si te cansa, podés personalizarla y dejarla como vos quieras. La X3 te dá los gustos.

la X3 te dá los gustos.

En un ámbito urbano conseguí en promedio un consumo de 13L/100Km, una cifra que no será una proclama ambientalista, pero tampoco está mal por ser el precio de darle de comer a 360 caballos.

Conclusiones

La versatilidad de la BMW X3 es uno de sus mayores argumentos de venta, y en el caso de esta versión M40i Performance, justamente su performance es lo que puede terminar de convencer a cualquier purista de BMW. El motor es una maravilla y el comportamiento dinámico es superlativo, manteniéndose fiel a lo que esperamos de un impulsor bávaro.

Entre los puntos bajos podría criticar un sistema multimedia hermético que no me permite emparejar el Smartphone y navegar usando Waze o Maps, un precio que a causa de los diversos aranceles quedó bastante alto y un equipamiento de seguridad (que por este precio) podría incluir algunas cosas que tengo presentes hasta en segmentos inferiores.

En resumen tenés una camioneta, que se comporta como un auto, que acelera como un deportivo y que es cómoda como un buen sedán. Si no sabías qué comprarte, la BMW X3 es la mejor forma de tener todo.

Ezequiel Las Heras recomienda

¿Qué opinás? Contanos