Test drive

Prueba Peugeot 308 S GT, el león rampante

Se acaban de lanzar en Argentina dos versiones nuevas del 308 europeo, una de 165 y otra de 225 CV, probamos la más rápida.

Peugeot 308 S GT a prueba

Utilizando la letra S cono identificación, se lanzaron en Argentina dos nuevas versiones del nuevo Peugeot 308 europeo, modelo que fue elegido Auto del Año en el Viejo Continente casi por partida doble ya que lo hizo en 2014 y en 2017 como 3008, modelo que utiliza la misma plataforma EMP2. Inicialmente el modelo llegó solo en versión GTi de 270 CV a fines de 2016, ahora en el verano la marca lanzó las versiones Alluere Plus 1.6 THP de 165 CV y la GT, con 225 caballos… y acá tenés la prueba ;)

Diseño: estilo sobrio

en la versión GT tenés algunos detalles deportivos

Estéticamente el 308 S recurre al nuevo lenguaje de la marca denominado Sharp Design que se caracteriza por líneas marcadas y superficies lisas para dar idea de precisión y elegancia. En este Peugeot se suma el pilar trasero ancho (estilo Golf) para mayor solidez visual y en la versión GT tenés algunos detalles deportivos como las llantas de aleación de 18”, carcasa negra de retrovisores y pequeños faldones laterales. Curiosamente atrás no hay un alerón, solo un sutil spoiler, y las dos salidas de escape son falsas.

Interior: minimalismo deportivo

La cabina del Peugeot 308 S GT te ofrece un estilo bastante plano en la parte superior con la pantalla multimedia entre dos salidas de aire y un grueso decorado metalizado de corte angular. Los plásticos de la parte superior son de primera calidad y hay una suerte de costura roja que se repite en contrapuertas y asientos. Curiosamente en la zona central donde está la perilla del volumen el plástico se siente low cost. Por su parte, todo el conjunto se percibe bien armado.

tiene función masaje en ambas butacas delanteras

Siguiendo el estilo deportivo de esta versión, los asientos están tapizados en cuero y gamuza, tiene un formato envolvente de muy buena sujeción lateral, calefacción y función masaje en ambas butacas delanteras, aunque no tan detallado como en el 3008. En mi caso me costó conseguir sentirme cómodo, pero después de hacer BA – Pinamar sin escalas, mi conjunto espalda/asentaderas llegó en perfectas condiciones. Atrás no se siente tan espacioso, en parte debido al tapizado oscuro para la parte alta de la cabina, sin embargo midiendo 1,75 metros entré sin que las rodillas tocaran el respaldo del asiento del conductor (regulado para mi altura) y nunca llegué a tocar el techo. Hablando de techo, es de cristal panorámico con cortina negra, adelante no se disfruta mucho, pero atrás es una fiesta.

Baúl y auxilio

En este caso viajé solo y volvimos tres con una valija grande y dos tipo carry on que entraron bien en los 420 litros de capacidad que tiene paredes planas y están bien tapizados. Debajo del piso tenemos un auxilio 135/90 R 16 de chapa Vs. las titulares 225/40 R18 de aleación.

Multimedia: minimalismo al poder

La marca declara que la pantalla es de 9,7” pero creo que efectivamente es menos ya que incluye los botones periféricos que son táctiles. El equipo funciona bien, tiene navegador propio y espeja manzana o androide con sus respectivos sistemas.

decidieron eliminar los controles físicos de climatización L

El problema está en el minimalismo que atacó a PSA (Peugeot y Citroën) con la decisión de eliminar los controles físicos de climatización y colocarlos en la pantalla. ¿El resultado? Hay que tocar varias veces el acrílico para –por ejemplo- cambiar la temperatura y volver a Android Auto; pero sobre todo, hay que mirar la pantalla ya que al ser todo plano no hay manera de reconocer los controles con el tacto.

Comportamiento dinámico: el león se encabrita

Te había dicho que el Peugeot 308 S GT tiene un 1.6L turbo Puere Tech que entrega 225 caballos y 300 Nm desde 1.900 rpm asociado a una caja automática de 8 cambios con comando tipo joystic y levas que –curiosamente- no giran con el volante.

En la ciudad el andar es muy fluido, la caja siempre tiene un cambio ideal (hay alrededor de 500 rpm entre uno y otro) y el andar es confortable para un auto con la aceleración de este 308 S GT, obviamente no vas a disfrutar de los caminos en mal estado, pero tampoco vas a ser insultado por tus riñones. La dirección también se siente ligera, inclusive algo artificial a bajas velocidades, pero con velocidad se endurece correctamente.

ofrece tres modos de manejo, Eco, normal y Sport

El Peugeot 308 S GT te ofrece tres modos de manejo, Eco, normal y Sport, en este último la dirección se pone más firme, demora más el paso de cambios y la respuesta del motor es más inmediata. En Sport también cambia a rojo la iluminación del cuadro de instrumentos, aparecen medidores de CV, torque y carga del turbo, y el motor empieza a rugir; pero hay un truco ya que ese sonido sale por los parlantes aún con el estéreo apagado. Volviendo al manejo, me gusta mucho la idea del i-cockpit de Peugeot con un volante chico y un cuadro de instrumentos alto que se ve por encima del aro. Lo que no me gustó es que el asiento se sintió muy alto aún en el punto bajo, al menos para una versión que se llama GT, y me hizo sentir que estaba más “sobre” que “en” el 308 S.

En ruta aprovecha el torque y los 8 cambios para viajar a 120 km/h reales (122 de velocímetro) con poco más de 2.000 rpm. Ojo, pisar el acelerador tiene efectos inmediatos en la aceleración, para que te hagas una idea en modo Normal hizo el 80 – 120 km/h en 6,7 segundos y en Sport en 4,95s. En ambos casos rebaja hasta 3ª, pero en el primero desde octava y en el segundo desde sexta. La dirección no es la que más tacto te da pero es rápida y precisa, y el 308 S GT dobla siempre plano. Ya lo llevaremos a una pista para ver cómo se comporta en situaciones extremas, y si fuera posible, nos encantaría medirlo contra el rey histórico, el Volkswagen Golf GTi, ¿Cuál crees que será el mejor? Por ahora hacé click acá para confrontar sus mecánicas, equipamientos y precios en el Comparador de Autocosmos.

 

 

Hernando Calaza recomienda

¿Qué opinás? Contanos