Test drive

Nuevo smart forfour a prueba

Manejamos la nueva generación del smart y descubrimos que es más refinado, práctico y divertido.

Nuevo smart forfour a prueba

Antecedentes

El primer smart se presentó en 1998 y algo que muchos no saben es que fue un desarrollo en conjunto entre la marca de relojes y accesorios, Swatch y Mercedes-Benz. Inicialmente Volkswagen se había involucrado pero abandonó el proyecto hasta que Mercedes lo retomó. El nombre proviene de las palabras Swatch-Mercedes Art acomodadas para formar la palabra "inteligente" en inglés (smart). Para no hacer el cuento largo, Daimler terminó comprando la totalidad del proyecto pero preservando el nombre y creando una submarca de autos citadinos que le ayudarían a Mercedes-Benz a incursionar en segmentos de mayor volumen.

Vimos pasar una segunda generación en la que el fortwo (la versión para dos personas) que crecería en tamaño y motor, llegaron versiones coupé, roadsters, convertibles y hasta una de cuatro puertas basada en el Mitsubishi Colt con motor y tracción delanteros.

Tras una larga, pero muy larga espera y develación de muchos concepts, se presentó la nueva generación del smart en 2014 desde el inicio contemplando carrocerías de dos y cuatro puertas, o sea fortwo y forfour por primera vez juntos y bajo la misma plataforma que comparten con el Renault Twingo de última generación.

Este nuevo smart finalmente llega a nuestro país en este 2016 y la oferta de versiones será muy agresiva, con motores turbo y aspirados, versiones manuales y automáticas para ambas carrocerías a las que quizás se le sume la opción convertible.

En esta prueba que tuvimos en exclusiva para Autocosmos, manejamos la versión con mayor equipamiento del smart forfour con transmisión manual.

 

Características técnicas y mecánicas

Continuando con la tradición de la marca, los nuevos fortwo y forfour montan el motor en la parte trasera, detrás del eje y mandando la tracción también a la parte trasera.

Por ahora, únicamente encontramos un motor disponible, se trata de un tres cilindros en línea, de 1.0L naturalmente aspirado, con una potencia de 71 caballos de fuerza y 90Nm de torque. Éste puede acoplarse a una transmisión automática de doble embrague con seis relaciones DCT o una manual de cinco como en el caso del auto que probamos. Las versiones automáticas aún no llegan, pero estarán disponibles antes de fin de año, como así también llegará el segundo motor de tres cilindros Turbo, de 900 centímetros cúbicos y 90 caballos de fuerza que solamente estará disponible asociado a la transmisión automática.

 

Confort

El interior del nuevo smart se nota mucho mejor logrado, con plásticos de mejor calidad y sobre todo un ensamble muy superior a los de sus antecesores. Encontramos este tema de círculos para la cabina como el de los instrumentos, las salidas de aire acondicionado y el tacómetro que se mantiene como un elemento aparte, pero que en lugar de estar en el centro del tablero, ahora lo encontramos del lado izquierdo, algo que le da un toque muy distintivo.

En el tema de practicidad, encontramos muchos espacios para guardar cosas en el interior, en este sentido nos recordó a las soluciones que encontramos en barcos y lanchas donde todo está optimizado para poder guardar las cosas. Nos llamó la atención que del lado del pasajero, adelante y por debajo de la consola central tenemos un pequeño cajón oculto muy práctico.

Otro detalle que nos gustó mucho fueron los controles del aire acondicionado, ya que estos hacen referencia al sintonizador de las radios antiguas en las que tenías una aguja que recorría de forma horizontal las distintas estaciones. Acá tenemos una pequeña lupa que se desplaza horizontalmente para destacar las diferentes temperaturas a las que podemos calibrar el control de climatizador.

Dentro del equipamiento de esta versión del nuevo forfour, encontramos el control de clima automático de una zona, pantalla al centro del tablero de 3.5 pulgadas a color, asientos delanteros con calefacción, sistema de sonido JBL, sensores de estacionamiento traseros, faros halógenos con luces diurnas de LED, llantas de 15 pulgadas de aleación, ópticas traseras de LED, tapicería en cuero, limpiaparabrices y luces automáticas, techo panorámico y soporte para smartphone con el que se puede cargar tu celular y utilizar muchas funciones mientras manejás.

Adicionalmente, se puede adquirir el paquete Cool&Media system que consta de una pantalla táctil de 7 pulgadas con interfaz auxiliar, USB, mandos de voz, Bluetooth para el teléfono y para dispositivos de música además del sistema de navegación GPS.

En esta versión de cuatro puertas, las plazas traseras cuentan con bastante espacio, tomando en cuenta las reducidas dimensiones exteriores del auto. Solamente una persona muy alta puede llegar a tener problemas con el techo, ya que el mismo queda bastante cerca de los apoyacabezas.

Nos llamó la atención, primero el ángulo de apertura de las puertas traseras que es muy grande, esto facilita el acceso a las plazas de atrás, y también que las ventanillas para los pasajeros no bajan, simplemente se abaten como las aletas en las minivans por ejemplo.

Si bien el forfour tiene espacio para cuatro personas en unos contenidos 3.49 metros de largo, el baúl es de 220L (que todavía se pueden extender hasta 970 abatiendo los asientos posteriores) mediante un sistema muy sencillo de utilizar, algo práctico y que se agradece en un auto citadino.

 

Manejo

Lo primero que nos llamó la atención al conducir este nuevo smart forfour es que se siente mucho más maduro que las generaciones anteriores. Para empezar el motor es más silencioso, (además que en el caso de este forfour está más lejos del conductor) y la cabina está mejor aislada del ruido exterior.

La suspensión también ha visto una mejora significativa, ya que mientras en el modelo anterior era bastante dura y cuando pasabas un bache todo se movía, esta nueva generación tiene una calidad de marcha muy buena, se siente más sofisticado y menos "karting".

Hablando de la respuesta del motor, ésta es suficiente. Es importante tener claro que se trata de un auto para la ciudad, así que no esperes aceleraciones intempestivas sino más bien buen torque en la parte baja del tacómetro que se va perdiendo conforme aumentan las revoluciones y la velocidad. Algo que definitivamente se agradece es que desaparece finalmente la transmisión “automática” robotizada de generaciones anteriores que era lenta y poco eficiente. Ahora podemos escoger entre esta manual de cinco relaciones que se siente firme y precisa o por una automática pero de doble embrague y seis velocidades que de seguro debe ser mucho más rápida y confortable.

Otra cosa que debemos mencionar es el cortísimo radio de giro de esta generación del smart, ya que las ruedas delanteras pueden girar hasta quedar prácticamente perpendiculares. Nunca habíamos probado un auto con tan corto radio de giro, podés dar vuelta en U en poco más de un carril.

Los frenos ahora ya cuentan con asistencia así que se sienten más como los de un auto normal y no como en las generaciones anteriores que si bien contaban con ABS (al igual que esta generación) el pedal se sentía un poco extraño al no ofrecer asistencia.

La maniobrabilidad en la ciudad es impresionante, a tal nivel que no extrañé mi moto. Si ves un pequeño espacio, aceleras y estás ahí, cambia de dirección súper fácil y estacionarte es facilísimo gracias a las reducidas dimensiones y al giro de las ruedas.

Encontramos también otras amenidades que nos ayudan en el día a día como el sistema contra viento cruzado de la dirección eléctricamente asistida, el cual compensa el giro del volante cuando el viento lateral pega muy fuerte. Esto sin duda te inspira gran seguridad y confort.

Hablando de desempeño, el nuevo smart forfour promete una aceleración de 0 a 100 Km/h de 14.4 segundos con la transmisión manual y una velocidad máxima de 151 Km/h. Esto nos habla de la orientación citadina del modelo, pues si bien puede salir a la ruta, el lugar para el que fue diseñado es para la jungla urbana, donde son más necesarias otras facultades con las que cumple muy bien como la maniobrabilidad, practicidad y el facilidad para estacionarse.

El consumo de combustible fue otra prioridad para el desarrollo de esta nueva generación así que la marca promete 20.4 Km/l en ciudad, 24.3 Km/l combinado e impresionantes 27 Km/l para ruta. Dada la exclusividad de nuestro préstamo y el tiempo limitado, no pudimos realizar la prueba de consumo en ruta, pero en ciudad nos entregó unos nada despreciables 18 Km/l sin mucho esfuerzo.

Finalmente otro pilar para la marca fue la seguridad de sus ocupantes. Algunas personas todavía aseguran que un auto de estas dimensiones no puede ser seguro, pero las pruebas demuestran lo contrario. Primero que nada encontramos los sistemas preventivos como el ABS, control de estabilidad, asistente de arranque en pendientes y control de tracción que se suman a los cinco airbags (dos frontales, dos laterales y una de rodillas para el conductor). Esto le ha servido para obtener cuatro estrellas en las pruebas de impacto realizadas por la exigente organización Euro NCAP.

 

Conclusión

Definitivamente el smart ha dado un paso gigantesco hacia adelante con esta nueva generación. No sólo mejoró en cuanto a sensación de calidad, sino el manejo también, donde ya no encontramos esa horrible transmisión robotizada que era lenta y poco efectiva, pero sobre todo ya no se siente como un auto de juguete. Encontramos además, muchísima seguridad para los que viajan dentro del auto y un equipamiento interesante.

El precio no lo posiciona como un auto barato, pero tampoco pretende serlo. Es simplemente un auto citadino, práctico, ahorrador, con un estilo bien definido y bien pensado para el tránsito que es cada vez peor en las grandes urbes.

Esta versión de cuatro puertas puede lucir bastante extraña por fuera pero creemos que tiene bastante sentido, con sus detalles como las ventanillas traseras que no bajan o el espacio que no es tan abundante, pero con las ventajas de un auto muy, muy pequeño y la facilidad que en una emergencia o trayecto corto pueden viajar dos personas más que en el fortwo.

Pronto tendremos la prueba de la versión corta del smart.

¿Qué te parece esta nueva generación?

 

Héctor Mañón recomienda

¿Qué opinás? Contanos