Test drive

Exclusivo Prueba nuevo BMW X4

El quinto miembro de la familia X de BMW ofrece toda la tecnología y sofisticación imaginables en un paquete más personal.

Exclusivo Prueba nuevo BMW X4

Se están cumpliendo 15 años desde que BMW introdujo al mercado el primer SUV, el X5, bautizado por la marca como Sports Activity Vehicle (o SAV) haciendo referencia a su uso más sobre caminos, que off-road.

Es un hecho que BMW supo anticipar perfectamente el surgimiento de los SUVs alejados del uso terreno y rápidamente expandió su gama X sumando los X3, X1, X6 y el más reciente miembro de la familia, que hoy nos ocupa, el X4.

Al igual que su hermano mayor y predecesor, el X6, el X4 es en realidad una nueva subespecie de los SUVs ya que conjuga las características de altura y dimensiones de éstos con las líneas caprichosas y la orientación más lúdica de las coupés.

Mecánica y seguridad

Bajo el capot de la unidad probada, una BMW X4 35i encontramos el célebre y ya viejo conocido propulsor de seis cilindros en línea de 3.0 litros turbo que entrega 306 CV y 400 Nm de torque, acoplado a una transmisión automática de 8 velocidades con modo manual y que envía la potencia a las cuatro esquinas a través del sofisticado sistema xDrive, capaz de enviar la potencia a cada eje según sea necesario, mientras que la funcionalidad Performance Control permite distribuir el par entre las ruedas posteriores, otorgando así torque de giro cuando es necesario.

La nueva BMW X4 cuenta con tecnologías como Start & Stop, Brake Energy Regeneration y modo de conducción ECO Pro, que le permiten mantener los consumos en niveles que podríamos calificar de elevados, ya que si no contara con ellas el gasto de combustible sería obsceno.

La suspensión también cuenta con ajuste en tiempo real y para cada neumático en función de las condiciones del camino. De esta manera el X4 presenta niveles de rigidez variables según las necesidades de los modos de conducción Comfort, Sport o Sport+.

Evidentemente, el nuevo BMW X4 cuenta con todos los elementos de seguridad que cabría esperar en un vehículo Premium de su porte, desde los obligados como ABS, ESP y airbags, hasta detección de presencia en el punto ciego, alerta de colisiones, cámaras ubicadas adelante, atrás y en los retrovisores que permiten crear una perspectiva superior y así evitar cualquier obstáculo que se encuentre ubicado en la periferia del vehículo.

Interior y equipamiento

En el interior, encontramos un habitáculo prácticamente igual al que se ofrece en el resto de la gama BMW, con una gran pantalla de 8.8” ubicada en la parte superior de la consola central que despliega una enorme cantidad de información como: computadora de viaje, estatus del vehículo, teléfono móvil, navegador, etc. Todas las funciones, se manipulan desde el mando iDrive que en este caso es touch para así poder ingresar datos a manera de escritura.

Las terminaciones y materiales son de primer nivel, insertos metálicos, cuero y plásticos de primer nivel inundan la cabina. Algunos otros elementos de conveniencia presentes son: el climatizador de dos zonas con salidas para la fila posterior, equipo de audio firmado por Harman Kardon con 16 parlantes y 600 watts, y llave inteligente tanto de acceso como de arranque.

Una de las inquietudes que se suscitan al observar la forma tan “acostada” del pilar C es si esto impacta negativamente en la habitabilidad del banco trasero. La realidad es que a menos que los pasajeros sean muy altos, no debería haber problema. Un detalle interesante es que atrás se pueden acomodar tres pasajeros, algo que cuando llegó la primera generación del X6 al mercado no era posible, ya que ofrecía dos asientos individuales divididos por una consola central.

El área de carga también es bastante generosa (500 litros) y aunque quizá se pierde algo de capacidad volumétrica en relación con el X3, los propietarios del X4 encontrarán espacio más  que suficiente para cargar con su equipaje.

Comportamiento dinámico

Tras el volante el nuevo BMW X4 transmite solidez y confianza. Se puede sentir algo pesado en el arranque, sin embargo una vez que hemos llegado a un régimen medio de giro, se mueve con total soltura y agilidad. Lo anterior gracias a la excelente respuesta a mediano régimen que ofrece el motor, como lo hemos mencionado ya en muchas ocasiones, se trata de uno de los mejores seis cilindros del mercado y al acoplarse a la que posiblemente es la mejor transmisión de la industria, la ZF de 8 velocidades la performance está garantizada.

Como buen BMW es noble y predecible, apunta con precisión y acelera con contundencia, y además muestra niveles de agilidad que ya envidian muchos autos que ruedan más cerca del piso.

Todo lo anterior, sin embargo, viene con un costo y en este caso se trata del consumo de combustible, si bien es cierto que la marca anuncia rendimientos en el orden de los 12 km/l u 8.33L/100 km, aun circulando en modo EcoPro y cuidando mucho que el tacómetro no pasara de las 2 mil vueltas, lo mejor que logramos fue 8.5 km/l o 11.7L/100 km en trayectos con muy poco tránsito.

Conclusiones

El nuevo BMW X4 es definitivamente un vehículo agradable de conducir y además viene equipado con toda una farmacia en aspectos como seguridad, mecánica y confort.

Conocé la gama, fichas técnicas y quipamientos del nuevo BMW X4 haciendo click acá.

Rubén Hoyo recomienda

¿Qué opinás? Contanos