Test drive

Nissan Sentra Tekna a Prueba: Estilo sobrio

Este Nissan que llega desde México, se comercializa en 2 versiones: la más básica Acenta y la full Tekna.

Nissan Sentra Tekna a Prueba: Estilo sobrio

 

Presentación

Recientemente se presentó en Argentina la nueva versión del Nissan Sentra, modelo que faltaba en nuestro mercado desde el 2003 y que vino a completar la gama de la marca japonesa junto a los Murano, Teana y Tiida y las pickups y SUV. El Sentra viene a ser la versión sedán del Tiida, un auto que pese a no ser un rotundo éxito de ventas, se ganó el reconocimiento de la prensa especializada por su calidad.

Este Nissan que nos llega desde México, viene en dos versiones de equipamiento, la más básica Acenta y la full Tekna (que probamos) en ambos casos con la opción de transmisión automática de variación continua. Un solo detalle, en lo externo diferencia a los Tekna de los Acenta, y este es el del techo solar eléctrico en los primeros.

 

Diseño

El estilo es conservador por su sobriedad. En la vista de perfil resalta el baúl que con una capacidad de 477 litros dejará conforme al público local, para el que es un aporte muy positivo la ampliación del lugar para los equipajes. El agregado aporta un corto tercer volumen a la carrocería, que, afortunadamente, no ha “ensuciado” el diseño original, como frecuentemente sucede.

 

Interior

El espacio interior es el lógico que cabe esperar de un cuatro puertas de 4,56 metros de largo. La posición de manejo no es sin embargo uno de sus puntos altos y de manera especial para los conductores de gran talla, ya que la  pedalera está muy cercana y la barra de dirección no es regulable en profundidad. Atrás hay espacio para tres ocupantes, que contarán con cinturones de seguridad de tres puntos. El espacio es bueno a lo ancho y para las piernas, con un túnel que apenas se hace notar. La marcada curva del techo se compensa con una concavidad en el plafón de cuatro centímetros de profundidad, para que las cabezas no lo toquen.

Hay muchos guarda objetos, y muy prácticos, como el de tapa basculante sobre el panel a la izquierda del conductor. La guantera es grande. Pero atrás, como sucede a menudo en este aspecto, los diseñadores retacearon el reparto de lugares para que los pasajeros ubiquen sus cosas. El baúl tiene un compartimiento, a modo de doble fondo, ideal para escamotear objetos. Bajo él, va la rueda de auxilio de medida cabal, que es de  205/55 R16.

En general se percibe la calidad de los materiales y de la terminación, por arriba del standard del segmento. El tapizado de cuero de las cómodas butacas también es de excelente factura. El tablero de instrumentos muestra dos grandes círculos para tacómetro y velocímetro de inmediata lectura e indicadores digitales para combustible y temperatura. Una pantalla en la consola acerca más información y, al conectar la marcha atrás, reproduce lo tomado por una cámara ubicada en popa para ayudar en las maniobras de estacionamiento.

 

Equipamiento y seguridad

Muy bueno el equipamiento de confort, con audio de ocho parlantes, CD, MP3, auxiliar, conexión USB para Ipod y memoria, volante multifunción (audio y control cruise), aire acondicionado, butaca del conductor regulable en altura, cuatro levantavidrios eléctricos, con one touch para el del conductor, llave inteligente (que no se inserta, arranca con una perilla giratoria si la llave está a bordo), apoyabrazos trasero central rebatible, apertura interna del tanque, sensor crepuscular, asiento trasero rebatible 60/40, cierre centralizado y a distancia; etc.

En seguridad no tanto: cuenta con airbags frontales y de cortina, luces para niebla sólo adelante, ABS con distribuidor electrónico de fuerza, alarma y sistema Isofix, pero no incorpora controles de estabilidad ni de tracción.

El sistema de frenos combina discos ventilados adelante y de tambor atrás, algo que parece anacrónico para un auto de este porte y categoría; pero la distancia a la detención total marchando a 100 Km/h se obtuvo en lógicos aunque no brillantes, 45.5 metros.

 

Mecánica y comportamiento

El motor de 2.0  litros produce 143 CV para la tracción delantera, con un torque máximo de 20,2 Kgm a 4.100 rpm. Es el mismo que equipa al Renault Fluence. De suaves respuestas y muy silencioso. Y con un consumo bastante contenido: en ciudad se pueden hacer casi nueve kilómetros por litro; en ruta, a 120 Km/h constantes, 12,2 kilómetros.

Su velocidad final no es notable, cosa que generalmente no importa demasiado a quien le va a dar un uso familiar y especialmente si es respetuoso de las reglamentaciones viales: 187 Km/h, son razonables para el caballaje del Sentra. La caja automática CVT -de la que no se perciben los cambios de marcha- penaliza algo el desempeño de la aceleración, que no es mala, con un registro de 10,9 segundos en la prueba de 0 a 100 Km/hora.

En cuanto al confort de marcha proporcionado por suspensiones muy muelles, es casi excesivo, de acuerdo a lo que pide el mercado norteamericano, que se abastece del modelo desde México. Ello va muy bien en el tránsito ciudadano y no tanto en la ruta, donde pierde algo de firmeza en curvas cerradas. La dirección es liviana y de un radio de giro reducido, lo que la hace muy agradable, especialmente en el tránsito urbano y en el estacionamiento.

Roberto Nemec recomienda

¿Qué opinás? Contanos