Autos ecológicos

Abren estación de hidrógeno que funciona con agua no potable

Tiene capacidad para recargar entre 50 y 100 autos al día y se encuentra en el estado de California

Abren estación de hidrógeno que funciona con agua no potable

El Departamento de Energía de los Estados Unidos, en conjunto con la Junta de Recursos del Aire de California, el Condado de Orange (EU) y compañías privadas, desarrollaron la primera estación de energía tri-generación, ya que además de producir hidrógeno también genera electricidad y calor.

El hidrógeno se obtiene a partir del tratamiento de las aguas residuales del Condado, generando con él gas metano. Este es sometido a un proceso de “purificación” y posteriormente es introducido a las celdas de combustible.

La nueva estación tiene la capacidad para alimentar entre 50 y 100 autos por día y produce entre 250 y 300 kW de energía. Cabe mencionar que será operada por la empresa Air Products y asociados como FuelCell Energy, Inc. y el Centro Nacional de Investigación de Celdas de Combustible de la Universidad de California.

“Estas innovaciones muestran la creatividad y compromiso que tienen los estadounidenses con el cuidado del medio ambiente. Hay que reconocer a los inversionistas y a todo aquel que apoyó este proyecto, sin duda ayudan a consolidar el desarrollo con beneficio compartido”, dijo Steve Chalk, Secretario Adjunto del Departamento de Energía de Energía Renovable en Estados Unidos.

Por otro lado, Ed Torres, Director de Operaciones y Mantenimiento del Condado de Orange, mencionó: “Con esta planta contribuimos al cuidado del medio ambiente; generamos tecnología que produce electricidad, combustible y calor sin emisiones. Creemos fielmente en que tenemos un futuro muy prometedor con este desarrollo”.

Con la apertura de la primera “hidrolinera” las posibilidades de inaugurar más sucursales en el mundo aumenta y con ello motivar a las personas para adquirir vehículo verdes y dar el salto tecnológico en cuestiones de movilidad y cuidado del medio ambiente, aunque hay aceptarlo aún falta mucho por hacer.